La imagen presentada muestra, a nivel de columna atómica, un punto cuántico de InN-wurtzita (estructura hexagonal) de 5 nm de espesor crecido directamente sobre substrato de silicio (111). Esta epitaxia se consigue gracias a la disposición de una intercapa de SiNx de tamaño subnanométrico. Con un poco de imaginación y color, el punto cuántico recuerda a la copa de un árbol; y el material amorfo de la intercapa y  el recubrimiento de pegamento hacen las veces de tronco y cielo. Finalmente, el propio substrato de silicio termina de perfilar la que podría considerarse como la pradera más pequeña del mundo. La periodicidad de los átomos de este monocristal se asemeja a un frondoso campo de hierba.