El método tradicional de conservación de pieles vacunas empleando cloruro de sodio (sal) en la industria curtidora está siendo reemplazado por razones ecológicas, económicas y tecnológicas. Actualmente, se están desarrollando y poniendo a punto ensayos que faciliten el empleo de métodos de conservación mediante el uso de biocidas más ecológicos y biocompatibles como el óxido de zinc En la imagen se muestra una micrografía de una disolución de nanopartículas de óxido de zinc obtenida mediante microscopio electrónico de transmisión.