Se trata de un recubrimiento de Wolframio sobre Silicio, cuya principal aplicación será la de aislar el interior de los futuros reactores de fusión.