Esta figura presenta una tubería, destacando la parte del codo, que ha trabajado en contacto permanente con agua de mar estancada. En el electrolito se encontraron bacterias sulfatorreductoras, SRB, cuyo metabolismo es capaz de reducir el pH y, al mismo tiempo provocar aniones sulfuros que pueden reaccionar con el sistema metálico. La capa desarrollada, queda fuertemente adherida al substrato, en este caso acero al carbono, que provoca fuertes pilas de aireación diferencial. Esta capa es muy frecuente que se forme sobre materiales que trabajan en contacto con agua de mar, debido a los numerosos micoorganismos presentes en ella. Esta tubería se ha puesto en servicio sin llevar la capa de pintura antiincrustante, rica en cobre, que palía parcialmente dicho problema.